Miyamoto Musashi: la filosofía de un samurái

Musashi fue un samurái japonés que consiguió vencer innumerables batallas. Su secreto: seguir una filosofía de vida enfocándose en la autodisciplina.

 

Como espadachín, Miyamoto Musashi era invencible. Entre los 13 años, cuando tuvo su primera pelea con otro samurái, y los 30 años, cuando se retiró, luchó 60 duelos, ganándolos todos. Según su propia percepción, Musashi siempre afirmó que no poseía ninguna habilidad extraordinaria como espadachín. Lo que le había traído la victoria una y otra vez, dijo, era su forma de centrarse en lo esencial y descartar todo lo no esencial.

De esta forma, Musashi no solo se conoció como un espadachín legendario o como un maestro de la espada, por lo contrario, gracias a su forma de ver el mundo y sus palabras consiguió ser un filósofo y un artista.

Samurai en posición de ataque

¿Quién fue Miyamoto Musashi?

Miyamoto Musashi nació en 1584 en una época tumultuosa de Japón. Surgió como un destacado espadachín debido a que no solo poseía un estilo único de lucha de doble espada, sino que además salió victorioso de innumerables duelos.

Aunque Musashi fue un samurai, sus ideas no se limitan a las artes marciales. De hecho, sus lecciones pueden aplicarse a muchos ámbitos de nuestra vida ya que marcan la mentalidad necesaria para lograr la victoria en cualquier tipo de situación.

El libro de los Cinco Anillos

Las enseñanzas de Miyamoto Musashi se recogen en “El libro de los Cinco Anillos” una obra donde profundiza en su estrategia tanto en el combate como en afrontar los desafíos o problemas que nos presenta la vida.

A lo largo de este libro, Musashi se centra en explicar el camino del Guerrero, así como el significado de lo que es un verdadero estratega, que para él implica a alguien que ha conseguido dominar muchas formas diferentes de arte, no solo el de la espada, sino también trabajar, escribir, pintar, así como otras formas de expresión que el propio samurái practicó a lo largo de su vida. Es decir, según el autor, a través de la estrategia y la virtud es algo que podemos ganar al conocer las formas de vida, así como explotar y centrarnos en nuestras propias habilidades.

En sus páginas, insiste en la importancia del entrenamiento diario y de la disciplina, ya que son las claves para alcanzar un auténtico dominio. Existen diferentes ideas y lecciones que podemos extraer de su obra.

“No hay nada fuera de ti que pueda permitirte ser mejor, más fuerte, más rico, más rápido o más inteligente. Todo está dentro. Todo existe. No busques nada fuera de ti mismo”

Aprende a centrarte en lo esencial. Solemos enfocarnos en muchas cosas debido a que tenemos la creencia de que “más es mejor” en realidad, nuestra atención es limitada y centrarnos en más cosas solo produce un resultado: la frustración. Musashi entendió que para poder sobresalir, una persona debe centrarse en lo esencial y eliminar las demás distracciones. Además, creía que tanto los contratiempos como los fracasos no tendrían que ser temidos, sino que deben ser vistos como oportunidades para nuestro crecimiento.

Samurai practicando poses para la batalla

Debes entender que hay más de un camino hasta la cima de la montaña”

El verdadero propósito del guerrero es triunfar, no morir honorablemente. Cada papel en la vida, dijo Musashi, tiene su propio propósito o forma distintiva. Por lo que, no debes tratar de impresionar a los demás, sino impresionarte a ti mismo. Esto también implica descubrir por qué nos centramos en lo que hacemos, así como encontrar aquel camino que nos hace únicos.

El guerrero que busca la victoria debe ser fluido en la mente y en el cuerpo. El agua es uno de los cinco elementos que componen el universo en el pensamiento budista japonés. No es de extrañar que represente todas las cosas fluidas y sin forma. El agua siempre es agua, pero puede tomar diferentes formas. Sigue la forma del contenedor en el que se vierte. El agua, no está preocupada por alcanzar un cierto estado, sino que es sensible. El verdadero guerrero, enseñó Musashi, se mueve como el agua. Responde a lo que está frente a él. Se adapta.

El camino de la victoria es idear las dificultades para tu oponente. Sea cuál sea tu oponente (un mal hábito, un pensamiento recurrente, etc.,), la clave para afrontarlo es desequilibrar a este enemigo. Por lo que, la victoria es el fruto de idear las dificultades para tu oponente.

El propósito del guerrero es lograr la victoria. Eso es tan cierto en el campo de batalla como fuera. En realidad, el rasgo que define al guerrero es la voluntad de sobresalir en todo. ¿Los medios para lograr esta excelencia? Mentalidad. Si entiendes la psicología de tu enemigo o de una situación problemática y sigues fluyendo, podrás responder de manera rápida y efectiva a cada situación conflictiva que encuentres.

Como vemos, el legado de Musashi se ha convertido en enseñanzas atemporales. Sus ideas no solo se limitan al arte de los samuráis ya que pueden ayudarnos en muchos aspectos de nuestras vidas.

Referencias:

  • Musashi, M (2016). El libro de los 5 anillos. Madrid. Dojo Ediciones.
  • Musashi,M (2021). Obras completas: Todos los escritos del samurái más célebre de Japón. Barcelona. Alienta Editorial.
  • Tsunetomo, Y (2014). Hagakure: El camino del Samurái. Madrid. Dojo Ediciones

Deja un comentario