Colesterol

El colesterol es una sustancia cerosa que se encuentra en las grasas (lípidos) de la sangre. Es producido naturalmente por el hígado y también se encuentra en ciertos alimentos, como carne, aves, pescado, huevos y productos lácteos.

Hay dos tipos principales de colesterol: colesterol «bueno», también conocido como colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL), y colesterol «malo», también conocido como colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL). El colesterol HDL ayuda a eliminar el exceso de colesterol de la sangre y transportarlo de regreso al hígado para descomponerse, mientras que el colesterol LDL puede acumularse en las paredes de las arterias, lo que aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

Tener niveles altos de colesterol LDL y niveles bajos de colesterol HDL puede aumentar su riesgo de desarrollar enfermedades del corazón, mientras que los niveles altos de colesterol HDL pueden ayudar a proteger contra las enfermedades del corazón.

Es importante mantener una dieta y un estilo de vida saludables para ayudar a mantener sus niveles de colesterol bajo control. Esto puede incluir comer una dieta baja en grasas saturadas y trans, hacer ejercicio regularmente y evitar fumar. En algunos casos, su médico también puede recetarle medicamentos para ayudar a reducir sus niveles de colesterol.

Cómo evitar que suba el colesterol - Planifica Tu Dieta

 

Pautas a seguir para evitarlo en la medida de lo posible.

 

Una dieta saludable para reducir los niveles de colesterol malo (LDL) incluye los siguientes componentes:

  1. Alimentos ricos en fibra soluble: esto incluye frutas, verduras, frijoles, avena y otros granos enteros. La fibra soluble ayuda a reducir el colesterol al absorber la grasa y el colesterol en el intestino.
  2. Grasas saludables: opte por grasas insaturadas como las encontradas en pescados grasos, nueces, semillas y aceite de oliva. Estas grasas ayudan a reducir el colesterol malo y aumentar el colesterol bueno (HDL).
  3. Proteínas magras: elige proteínas de fuentes bajas en grasa, como pollo, pavo, pescado, frijoles y tofu.
  4. Productos lácteos sin grasa o con bajo contenido de grasa: elige leche, yogur y queso con bajo contenido de grasa en lugar de sus contrapartes con grasa.
  5. Alimentos bajos en grasas saturadas y grasas trans: evite alimentos ricos en grasas saturadas, como carnes rojas, productos lácteos enteros y alimentos fritos. También es importante evitar alimentos con grasas trans, como alimentos fritos, pasteles y galletas.

Además de seguir una dieta saludable, es importante llevar un estilo de vida activo y hacer ejercicio regularmente, así como evitar fumar. Si los cambios en la dieta y el estilo de vida no son suficientes, es posible que su médico le recomiende medicamentos para controlar sus niveles de colesterol.

Deja un comentario