Un ciberataque puede tener desastrosas consecuencias para las compañías afectadas. Pérdida masiva de datos, despidos, multas por incumplimiento de seguridad informática y altos costos de recuperación son escenarios catastróficos, aunque por desgracia las cosas se pueden poner aún peores.

Lo peor le ha sucedido a The Heritage Company, una agencia de telemarketing establecida en Arkansas, E.U. Esta compañía tuvo que despedir a más de 300 empleados, además de interrumpir indefinidamente sus operaciones, luego de no ser capaz de recuperarse al 100% de un devastador ataque de ransomware ocurrido recientemente.

 

 

 

 

 

La compañía ha decidido no revelar mayores detalles sobre el incidente, como la cantidad de dinero que ha invertido para su recuperación o las características técnicas del ataque. Por ahora, la única declaración oficial al respecto es una carta dirigida a los empleados despedidos, firmada por Sandra Franecke, CEO de la compañía, ofreciendo disculpas por la decisión tomada, derivada de la pérdida de cientos de miles de dólares.

En su carta la CEO afirma que aunque el equipo de seguridad informática de la compañía trabajó muy duro en el proceso de recuperación del incidente, y a pesar de que incluso recurrió a sus propios ahorros para tratar de mantener la agencia a flote, sus esfuerzos fueron en vano, pues no cuenta con los recursos suficientes para absorber todos los gastos.

“Por desgracia, hace alrededor de dos meses nuestros servidores fueron atacados con un virus que tomó como rehenes todos nuestros sistemas, exigiendo un rescate a cambio de recuperar el acceso a nuestros recursos informáticos. Nuestro departamento de seguridad informática ha estado haciendo todo lo posible para que los sistemas vuelvan a funcionar, aunque aún hay mucho qué hacer”, asegura la CEO en su carta.

Franecke concluyó su mensaje dejando en claro que la compañía suspenderá sus operaciones por tiempo indefinido, solicitando la comprensión de los empleados afectados y asegurando que el próximo 2 de enero se dará a conocer una actualización sobre el incidente. Aunque no hay pronósticos favorables para el restablecimiento de operaciones en The Heritage Company, la CEO asegura que no se dará por vencida: ” Mi madre fundó esta compañía hace más de 60 años, y haré todo lo que pueda para mantenerla a flote”, aseguró.

Por desgracia esta no es la primera ocasión en la que una compañía recurre a la suspensión de operaciones debido a un ciberataque. Hace algunos meses, expertos en seguridad informática del Instituto Internacional de Seguridad Cibernética (IICS) reportaron un incidente similar que afectó a la firma forense Eurofins Scientific, cuyos sistemas informáticos fueron infectados con ransomware. Según se reportó, después de pasar cerca de dos meses sin operar, la firma recuperó el acceso a sus sistemas pagando a los hackers el rescate exigido.

Otro ataque de características parecidas ocurrió en ASCO, compañía belga desarrolladora de sistemas y piezas para aeronaves, cuyos sistemas fueron comprometidos con ransomware, tras lo cual los directivos decidieron enviar a casa de forma provisional a casi 1500 empleados, cuyos puestos de trabajo se encontraban completamente fuera de línea.

 

Deja un comentario