Nuestros compañeros de Hiscox en Londres han desarrollado, junto con la empresa de investigación YouGov, un estudio donde ponen el foco en los riesgos actuales a los que se enfrenta una PYME, independientemente de su actividad

Entre las principales habilidades del sector asegurador destaca una sobre el resto: la capacidad de evaluar los riesgos. Es esta la razón de ser de nuestro departamento de suscripción y la de los cientos de corredurías de seguros que trabajan directamente con nosotros. Y de ahí también su relevancia. Tanto si hablamos de un seguro para nuestro hogar o para nuestra empresa, ponernos en manos de expertos profesionales no solo nos permitirá contratar una solución a medida que sea capaz de responder ante un futuro incidente, sino que nos servirá para comprender a qué riesgos reales estamos expuestos.

Nuestros compañeros de Hiscox en Londres han desarrollado, junto con la empresa de investigación YouGov, un estudio donde ponen el foco en los riesgos actuales a los que se enfrenta una PYME, independientemente de su actividad. La conclusión principal agita la concepción del riesgo que tienen nuestras compañías: Es nueve veces más probable sufrir un ciberataque que un robo en nuestro centro de trabajo.

El porcentaje de empresas que han sufrido un ciberataque crece exponencialmente cada mes.  Se acepta el estándar que ofrecen algunas investigaciones que concluyen que se trata de 1 de cada 3 compañías, aunque es complicado ofrecer datos con claridad, ya que depende de la naturaleza del incidente y de que, en ocasiones, ni siquiera la empresa es consciente de que ha sido víctima. En cualquier caso, podemos dividir al total del tejido empresarial en dos grupos: por un lado aquel formado por empresas que ya han sufrido un ciberataque, y en otro, el conjunto de empresas que lo sufrirán próximamente. Esta sería la estadística más ajustada a la realidad.

El informe pone de manifiesto que el incidente cibernético es, estadísticamente, el mayor riesgo al que se enfrentan las empresas en la actualidad, seguido de sufrir una inundación o un robo en las oficinas o centro de trabajo, según el trabajo realizado por YouGov en el mercado británico, pero totalmente extrapolable a la realidad de cualquier mercado de occidente. Y no cabe ninguna duda de que además, estos ciberataques van a más, tanto en valores cuantitativos, por número de siniestros, como en valores cualitativos, con incidentes más evolucionados y de mayores consecuencias, tanto financieras como de reputación para las compañías.

Sin embargo, como afirma este mismo estudio, el seguro cibernético sigue siendo la solución aseguradora menos utilizada por las empresas. Responsabilidad Civil, Responsabilidad Civil Profesional, o seguros por daños materiales o accidentes, suelen conformar el porfolio asegurador más habitual en las empresas. Con esto no queremos decir en ningún caso que estos seguros ya contratados no sean efectivos. Todos ellos son necesarios para poder desarrollar la actividad de cualquier compañía con la tranquilidad de saber que, si algo va mal, existe una red de seguridad que protegerá su actividad. Pero lo que si podemos afirmar es que la cobertura de estos seguros no alcanza a cubrir el riesgo cibernético, y que solo una solución especializada será de verdad efectiva en caso sufrir un siniestro de esta naturaleza.

Disponer de un seguro para incidentes cyber no solo protege a las empresas ante los incidentes más habituales, como puede ser una infección por virus, la negación del servicio, o una brecha de seguridad de datos, sino que cubrirá a estos negocios ante ataques que aún no existen y que están siendo desarrollados por los ciberdelincuentes en este momento.

Deja un comentario