Batifarrendum day, D+22

Hoy toca una nueva historia: la formación de un Consell de Gagalufos para ver quien la hace «más gorda»…

PD: por cierto, lo de «hiena», me suena…

                                                     Definición de «Cagalufo»

Dí cese del catalanista intolerante, felón, analfabeto y renegado que se alimenta de las instituciones y los fondos públicos utilizándolos para practicar la deslealtad y la mentira con el fin de crear un nuevo sistema donde poder enterrar sus delitos presentes, pasados y futuros prescindiendo de las más mínimas normas de convivencia, leyes y reglamentos, del espíritu democrático, de la tolerancia y del Estado de Derecho. Su ADN posee trazas de todo el espectro político, lo que le hace muy inestable e incoherente. Se sirve de una «manada alienada y abducida», adoctrinada y sumisa a base de subvenciones o empleos públicos que le permiten agilidad y visibilidad en sus movimientos.

Habla un dialecto del lemosín- provenzal, al que denominan cagalá que construyó Tonteu Faba a principios del pasado siglo XX en base a un dialecto local menor, el barceloní…y añadidos del francés, absorbiendo como suyo el siglo de oro (primero de la península Ibérica) de un idioma vecino  histórico y consolidado, el valenciano, intentándole dar una falsa pátina de originalidad.

Ha construido su discurso a base de falsedades, alucinaciones, retorciendo y ocultando hechos históricos contrastados, llegando al adoctrinamiento de sus masas con un cuento irreal y fantasmagórico, situando el Edén en su territorio y a los principales personajes y actores de la Historia de la Humanidad como cagalufos.

Vive en un país irreal que denominan Cagaluña (Cagalonia) y aspira a una unidad territorial que denomina Pallasos Cagalans compuesta a partir de una febril reconstrucción de su imaginaria geografía, lo que genera rechazo, animadversión y vergüenza ajena de sus vecinos y conciudadanos. Habita entre las zonas rurales y se desplaza mayormente con tractores, autobuses y transportes comunitarios hasta las ciudades. Su plasmación física se encuentra en el  hábitat natural que son las  entidades nazi-o-nalistas como CDR´s, Òdium inCultural y la Asamblea Nazi-anal Cagalana subvencionadas y regadas con fondos públicos y que actúan como guaridas, arietes, cancerberos (gossos) de los ideales cagalufos y «agitprop» especialmente en sus fiestas más emblemáticas: la Tiada (tía nacional de Cagaluña, 11 de septiembre) donde honra a golpistas, traidores, criminales y asesinos y el Botifarrendum day (1 de octubre); en ésta última fecha  se celebra la ópera bufa representada por los cagalufos el 1 de octubre del 2017 donde se dispusieron «tupers» trufados de votos antes de empezar y cada cual podía repetir a voluntad y en tantos «tuper-site» como se quisiera.

Su elección del burro como logo que les identifique acierta plenamente con sus características definitorias: tozudez, analfabetismo y apesebramiento.

Come alfalfa y eructa tocino, fruto de su afán de ser más de lo que es, lo que tiene como consecuencia que su metabolismo les sitúe en un plano irreal, supremacista, fascista, sectario e intransigente que les hace renegar de sus verdaderos orígenes y adoptar otros imaginarios con el fin de aparentar lo que no son.

Utiliza estrategias mafiosas de la banda organizada para manipular las corporaciones públicas, someter a las fuerzas del orden, los medios de comunicación (públicos y privados) y la educación (escuelas, institutos y universidades).

Cual hiena es cobarde y sólo ataca en manada, aunque también es capaz de atacar individualmente a víctimas indefensas; cuando están solos son capaces de matarse entre ellos. Practica el victimismo ante la falta de argumentos o para esconder sus actos de cobardía y felonía.

Considera como representación de su ideal una bandera estrellada, impuesta por sus líderes iluminados, anticipo del fin de sus días, ya que ellos mismos reconocen que debido a su tergiversación de la historia su señera actual es resultado del robo histórico a una comunidad  vecina, Aragón.

Su forma de estado es el Reino de Cagalonia, si bien siguiendo su laberinto incongruente mental la denomina República de Cagaluña. Su origen primigenio está basado en el «trespercentismo» que  insufló la llama a los rescoldos nacionalistas legítimos y orgullosos de su cultura y de su verdadera historia prostituyéndolos en aras de un supremacismo irreal e inhumano, fascista, sectario y excluyente. Su protohistoria se basa en un personaje siniestro llamado «Don Pujolone» que fue sustituido en el plano institucional por su heredero político «Más y Más» y en el plano económico por su propia camada.

Una vez instituido y proclamado el Reino de Cagalonia en el 2017, el cagalufo mayor del reino es Fuigdelmon I quien con sus dotes telemáticas hace presencia y cagadas virtuales allá dónde se le precise, dirige soflamas e imparte instrucciones asistido por el mamporrero mayor llamado «¡QuinTorrao!» quien cual perro fiel le cuida el despacho y su sillón, amén de sus acólitos que atienden por «los Dodotis».

Entre sus víctimas se encuentran los españoles en general y los catalanes en particular, incluidos los catalanistas (stricto sensu).

Se le puede identificar por llevar un lazo meado. También deja rastro de su presencia con excrementos marcando el territorio con plásticos, telas y papeles de color amarillo «pixat».

Como subespecies del cagalufo podemos encontrar en su plano superior a los catalibanes, lazis y catanazis y en el plano inferior a los catalufos, cacalufos, caspalanes, botifarrers, catalerdos, catapaletos, caganers y catalinos. 

Por afinidad no deben de ser confundidos con los catalanes, pueblo noble, culto, trabajador y respetado por el resto de las personas de bien, vanguardia de la economía y de la cultura española aunque en los momentos actuales se encuentra en hora bajas debido al impacto medioambiental que supone el cagalufo en su ecosistema.

Corolario: Ni todos los catalanes son cagalufos, ni todos los cagalufos son catalanes.

PD: ¡Vixca Tabarnia lliure de la peste lazi, trespercentistes, cagalufos i gossos de cuadra!.

Deja un comentario